martes, 22 de junio de 2010

Bajo eléctrico

El bajo eléctrico[nota 1] (también llamado sencillamente bajo)[nota 2] [nota 3] es un instrumento de cuerdas, pulsadas fundamentalmente con los dedos índice, medio y pulgar de la mano derecha, o mediante el empleo de púa. Otras técnicas alternativas son el "slapping", el "popping", el "tapping", o el "thumping".

El bajo eléctrico es similar en apariencia y construcción a la guitarra eléctrica, pero con un cuerpo de mayores dimensiones, un mástil de mayor longitud y escala y, normalmente, cuatro cuerdas afinadas según la afinación estándar del contrabajo,[nota 4] o lo que es lo mismo, una octava más grave que las cuatro cuerdas graves de la guitarra (mi, la, re, sol).[nota 5] El bajo eléctrico, al igual que el contrabajo, suena una octava más grave de como se representa en notación musical, con el objetivo de evitar un uso excesivo de líneas adicionales en el pentagrama. Como la guitarra eléctrica, el bajo eléctrico necesita ser conectado a un amplificador para emitir sonidos. Desde los años cincuenta, el bajo eléctrico ha reemplazado progresivamente al contrabajo en la música popular como el instrumento de la sección rítmica que se ocupa de las líneas de bajo.[1] Aunque éstas varían notablemente en función del estilo de música, el bajista cumple una función similar con independencia del estilo de que se trate: establecer el marco armónico y marcar el tiempo o pulso rítmico.[nota 6] El bajo eléctrico se usa como instrumento de acompañamiento o como instrumento solista en estilos de música diversos, incluyendo el rock, el heavy metal, el pop, el blues el jazz, la música latina, el reggae, el funk o el flamenco.

Historia
Años treinta
A mediados de la década de los treinta, el inventor y guitarrista Paul Tutmarc, de Seattle (Washington), desarrolló el primer bajo eléctrico de cuerpo macizo de la historia, un instrumento muy similar a los bajos que conocemos hoy en día que había sido diseñado para ser sostenido y ejecutado horizontalmente. [2] En 1935, el catálogo de ventas de la compañía de Tutmarc, Audiovox, ofrecía su "violín-bajo electrónico", un instrumento de cuerpo sólido con un mástil de 30 pulgadas y media que disponía de trastes.[3]

El cambio de forma, acercándolo a una guitarra, hizo al instrumento más fácil de transportar, y la adición de los trastes eliminó los problemas de afinación propios del contrabajo, haciendo del bajo eléctrico un instrumento mucho más fácil de ejecutar que éste último. Sin embargo, el invento de Tutmarc no tuvo demasiado éxito, por lo que su idea no fue retomada hasta principios de los años cincuenta.



Los años cincuenta y sesenta
Durante los años cincuenta, Leo Fender, con la ayuda de su empleado George Fullerton, desarrolló el primer bajo eléctrico producido en serie de la historia.[4] Su Precision Bass, introducido en 1951 se convertirá en el estándar de la industria y sería infinitamente copiado con posterioridad. El Precision bass (o "P-bass") original disponía de un cuerpo angulado ("slab" o "de tabla") similar al de la guitarra Telecaster y una sola pastilla de bobinado simple, pero en 1957 se modificó su diseño para presentar un cuerpo de contorno redondeado con una pastilla doble de cuatro polos. Esta pastilla "split" (dividida) estaba formada de dos partes similares a las pastillas de las mandolinas que Fender incluía en su catálogo de la época.[5] Dado que cada bobina presentaba una polaridad invertida respecto a la otra y que las cabezas de las bobinas estaban también invertidas la una respecto a la otra, las dos bobinas producían un "efecto humbucker" similar al que se obtiene cuando se usan bobinas en paralelo.[6]

Monk Montgomery fue el primer bajista conocido en usar el nuevo instrumento en su gira con el vibrafonista de jazz Lionel Hampton.[7] Otros bajistas pioneros en el uso del nuevo instrumento fueron Roy Johnson, (que reemplazó a Montgomery en la banda de Hampton) o Shifty Henry (bajista de Louis Jordan & His Tympany Five). Bill Black, bajista de Elvis Presley adoptaría el Precision Bass en torno a 1957.[8]

Tras el lanzamiento de Fender, Gibson presentó en 1953 su modelo EB-1, con forma de violín y pica, seguido de su modelo EB-0, de aspecto más convencional. El EB-0 era, de hecho, muy similar a la Gibson SG, aunque los primeros modelos disponían de un cuerpo "Slab" (sin contornos) que lo asemejaban más a la conocida guitarra Les Paul, de Gibson. [9] Mientras que los bajos de Fender montaban pastillas situadas entre la base del mástil y el puente, muchos de los primeros bajos de Gibson mostraban una sola pastilla de tipo "humbucker" montada directamente bajo la base del mástil. El modelo EB-3, de 1961 contaba además con una pastilla adicional, de tipo humbucker pero de tamaño reducido, situada cerca del puente del instrumento. [10] Gibson mostraba cierta tendencia a fabricar instrumentos de dimensiones reducidas y, de hecho, no presentó un bajo de escala estándar (34 pulgadas) hasta 1963, con el lanzamiento de su modelo Thunderbird, que fue, además, el primer bajo de Gibson que utilizaba dos pastillas "humbucker" situadas en una posición más tradicional, entre el puente y la base del mástil.




Otras compañías más pequeñas iniciaron sus actividades durante los años cincuenta: Kay Musical Instruments en 1952, Danelectro en 1956,[11] y Rickenbacker o Höfner durante el resto de la década. Pero fue con la explosión del rock, a principios de 1960 cuando numerosas compañías comenzaron a fabricar bajos eléctricos.

Introducido en 1960, el Fender Jazz Bass fue presentado junto a la guitarra Jazzmaster como el modelo "Deluxe" del Precision.[12] El Jazz bass (o J-bass) disponía de dos pastillas de bobinado simple, una cercana al mástil y la otra en la posición que ocupaba la pastilla simple del Precision. El modelo fue diseñado por Leo Fender para proporcionar a los guitarristas un instrumento aún más fácil de ejecutar que el Precision, dadas las dimensiones más pequeñas de su mástil.[nota 7] Los primeros ejemplares contaban con cuatro controles (volumen y tono para cada una de las pastillas), pero esta configuración pronto cambiaría en favor de la actual: un control de volumen para cada pastilla y un control de tono pasivo general. Otro elemento que diferenciaba el nuevo modelo era el diseño asimétrico de su cuerpo.[13]

La configuración de pastillas de ambos modelos, así como el diseño general de los mismos, se ha convertido en un estándar de referencia, y así, es común hacer referencia a la configuración de pastillas de un instrumento determinado como "Pastillas Precision" o "Pastillas Jazz".[14]

Fender lanzó seis años más tarde su modelo Mustang Bass, un instrumento de escala corta (30 pulgadas frente a las 34 del P-bass o del J-bass) y precio reducido dirigido principalmente al mercado de principiantes y estudiantes.[15]

Durante los años cincuenta y sesenta el bajo eléctrico era frecuentemente llamado "bajo Fender", gracias a la posición dominante que la corporación ejercía en el mercado.[16] El término "bajo eléctrico" comenzó a reemplazar al de "bajo Fender" a finales de la década de 1960, como resulta evidente en el título de un manual didáctico editado por la bajista Carol Kaye en 1969, muy popular en la época: How to Play the Electric Bass.[17] [nota 8]



Los años setenta
La años 70 asistieron a la fundación de la compañía Music Man por parte de Leo Fender, cuyo buque insignia era el modelo Stingray, el primer bajo producido en serie con electrónica activa, esto es, con un preamplificador incorporado que permite disminuir la impedancia de la circuitería de la pastilla incrementando el volumen de salida y posibilitando la ecualización activa del instrumento. Distintos modelos se fueron identificando con estilos de música particulares, y, así, el modelo 4001 de Rickenbacker se asociaba con bajistas de rock progresivo como Chris Squire de Yes, mientras que el Stingray de Music man se identificaba con el estilo funk del bajista de sesión Louis Johnson.[18]

En 1971, Alembic estableció el patrón que identificaría a lo que desde entonces se ha venido en llamar "boutique basses", instrumentos de gama alta y elevado precio construidos a medida de los requerimientos específicos del cliente. Este tipo de instrumentos suelen mostrar sofisticados diseños y elaborada electrónica, y, con frecuencia, están construidos con maderas preciosas (o con otros materiales alternativos como el grafito) por luthiers especializados. Se suelen usar técnicas de construcción innovadoras como el diseño "Neck-thru" multilaminado, donde el mástil, en lugar de estar atornillado al cuerpo lo recorre en su integridad. [19] [20] Desde mediados de los setenta, Alembic y otras compañías (como Tobias o Ken Smith Basses) comenzaron a producir bajos de cuatro y cinco cuerdas (una cuerda extra afinada en si grave); [21] en 1975 el bajista Anthony Jackson encargó al luthier Carl Thompson la realización de un bajo de seis cuerdas,[22] afinado si, mi, la, re, sol, do, que pasaría a la historia como uno de los primeros instrumentos de rango extendido.



De 1980 en adelante

Con la llegada de los años ochenta, luthieres e ingenieros continuaron explorando nuevas posibilidades. Ya en 1979, Ned Steinberger había presentado un bajo sin cabezal ni cuerpo, y más tarde continuaría con sus investigaciones, como el uso de materiales alternativos como el grafito, o la palanca de trémolo para el bajo, presentada en 1984. [23] En 1987 la compañía Guild lanzó su modelo Ashbory, un instrumento fretless de dimensiones reducidísimas (escala de 18 pulgadas) que usaba cuerdas de silicona y una pastilla piezoeléctrica, y que ofrecía una simulación más que aceptable del sonido del contrabajo acústico. [24] A finales de la década de los ochenta el show "Unplugged" de la cadena musical norteamericana MTV ayudó a popularizar los bajos acústicos, de caja hueca pero amplificados mediante pastillas.[25]

Durante los años noventa los bajos de cinco cuerdas se fueron haciendo progresivamente más comunes y accesibles, y un número cada vez mayor de bajistas (de géneros tan dispares como el metal y el gospel) comenzaron a utilizarlos para aprovechar sus nuevas posibilidades. De modo paralelo, la circuitería activa dejó de estar reservada a los instrumentos de gama alta para ir siendo incorporada progresivamente a instrumentos de series más económicas.[26]

Durante la década siguiente, algunos fabricantes incluían circuitos de modelado digital incorporados directamente en sus instrumentos, con los que pretendían simular los sonidos característicos de los bajos más conocidos (ej: Variax Bass, de la firma Line 6). A pesar de estas innovaciones, los diseños tradicionales prevalecieron entre el público general, y los modelos Precision y Jazz de Fender continuaron contando con su favor.[27] En el 2006, Fender celebró el 60.º aniversario de su P-bass con una reedición especial de su famoso instrumento, al tiempo que presentaba su modelo Jaguar.[28]




Consideraciones de diseño
Materiales y diseño de construcción
Hoy en día, al lado de los instrumentos fabricados en cadena de montaje ofrecidos por las compañías tradicionales, asistimos a una enorme proliferación de instrumentos fabricados artesanalmente por luthieres individuales. Aunque la madera sigue siendo la materia prima fundamental para la fabricación del cuerpo de los instrumentos, también se usan otros compuestos alternativos como el grafito (véase Steinberger o Modulus), especialmente en la construcción de mástiles y diapasones. La madera más común para la fabricación del cuerpo es el aliso, mientras que el arce se emplea con profusión en la fabricación de mástiles y el palo rosa para los diapasones. Otras maderas de uso común son: caoba, fresno, arce, tilo americano y álamo para el cuerpo; caoba para el mástil; y arce, palorosa o ébano para el diapasón.[29] Entre las maderas exóticas o preciosas usadas en la fabricación de estos instrumentos, encontramos la bubinga, el wenge, el ovangkol, el zebrawood o el ébano. [30] El uso de estas maderas está normalmente reservado a instrumentos de gama alta: por ejemplo, la compañía Alembic usa frecuentemente madera de cocobolo para los cuerpos y tapas de sus instrumentos por su atractivo granulado; la firma alemana Warwick Basses es también conocida por las originales maderas que emplea en la construcción de sus instrumentos, ovangkol en el mástil, wenge o ébano en el diapasón y bubinga para el cuerpo.[31]




El grafito o la fibra de carbono se usan para elaborar mástiles de peso reducido (una estrategia empleada por ejemplo por Modulus o Peavey, para construir sus modelos "G-Bass" o "B-Quad", con mástil de grafito o, en algunos casos, instrumentos completos)[32] [33]

Entre las opciones de fabricación, encontramos las opciones de acabado (acabados en cera, en aceite o lacados) o las opciones de cuerpo (esculpidos según un diseño plano o curvo); la presencia o no de cabezal o cuerpo (véase Steinberger); el uso de materiales sintéticos como el "luthite", que permite técnicas de producción y diseño más allá de lo que permite la madera (véase Basslab); o el uso de orificios en el cuerpo del instrumento, para incrementar la resonancia y reducir el peso del instrumento. Los bajos acústicos están equipados normalmente con pastillas piezoeléctricas o magnéticas que permiten la amplificación del instrumento, dado su reducido volumen natural.

El mástil puede estar atornillado al cuerpo (bolt-on), o puede ser del tipo neck-thru body. Algunos bajistas atribuyen a los bajos de mástil atornillado un sonido más brillante, mientras que de los instrumentos de mástil continuo (neck-thru body) se afirma que poseen un mayor sustain.[34] En cualquier caso, el sonido final de un instrumento dependerá de muchos otros factores además del tipo de mástil (tipo de maderas, electrónica. etc.)

Los bajos de escala larga, como los Precision Bass de Fender ofrecen una escala (distancia entre la nuez y el puente del instrumento) de 34 pulgadas, que es considerada la escala estándar del bajo eléctrico. [35] Sin embargo son bastante comunes instrumentos de escala corta, habitualmente de 30 o 32 pulgadas, como el "bajo-violín" de Höfner que popularizó Paul McCartney o el Mustang Bass, de Fender, ambos diseñados especialmente para músicos de manos pequeñas o principiantes. [36] Aunque los bajos de 35, 35,5 ó 36 pulgadas de escala estaban reservados hace unos años a los instrumentos de luthier, hoy día existen muchos fabricantes que incluyen instrumentos de escala "extra larga" en sus catálogos. Esta longitud extra de escala provoca una mayor tensión en las cuerdas, que redunda en un sonido más claro y definido, sobre todo en las regiones graves del diapasón y en instrumentos de 5 y 6 cuerdas.[37]

Bajos con y sin trastes
Una de las consideraciones primordiales a las que tiene que hacer frente un constructor es si usar o no trastes en el diapasón. En un bajo con trastes, éstos dividen el diapasón en divisiones de semitono, como ocurre en la guitarra. El Precision Bass original disponía de 20 trastes, pero muchos bajos modernos disponen de 24 o incluso más. El bajo sin trastes, o "fretless", ofrece un sonido muy característico, pues la ausencia de trastes metálicos significa que la cuerda debe ser presionada directamente contra la madera del diapasón, como ocurre en el contrabajo. La vibración así producida ofrece un sonido más dulce y cálido, y el bajo fretless permite ciertas técnicas de ejecución que no son posibles en un bajo eléctrico normal, como el "glissando continuo" o la afinación microtonoal.[38] Algunos bajistas emplean ambos tipos de bajos, fretless y con trastes, en función del tipo de material a ejecutar, como el legendario bajista de sesión Pino Palladino, que ha trabajado con Eric Clapton o David Gilmour, y forma parte actualmente del trío de John Mayer. Aunque se asocia normalmente el bajo fretless al jazz o al "jazz fusion", el instrumento es hoy usado por músicos en una amplia variedad de estilos, como el rock, la salsa o, incluso, el heavy metal.



El primer bajo "fretless" fue "construido" por Bill Wyman en 1961, cuando convirtió un bajo económico de fabricación japonesa a fretless arrancándole los trastes, un instrumento que podemos escuchar en temas de The Rolling Stones como "Paint it Black".[39] El primer bajo fretless de serie fue el modelo AUB-1 de Ampeg, lanzado en 1966;[40] Fender introduciría la versión "fretless" de su Precision Bass en 1970.[41]

A principios de los años setenta el bajista Jaco Pastorius creó su propio bajo "fretless" eliminando los trastes a un Jazz Bass de 1962. En diversas entrevistas, Pastorius ofreció distintas versiones acerca de cómo consiguió hacerlo: menciona el uso de unos alicates y una cuchilla de obras, pero en al menos una entrevista afirma que compró el instrumento con los trastes ya eliminados, aunque no habían sido rellenados los huecos que habían dejado. [42] En cualquier caso, Pastorius usó epoxy en lugar de barniz con el objetivo de obtener un acabado que le permitiese usar cuerdas "roundwound" (entorchadas), que, de otra manera, habrían acabado dañando la madera del diapasón.[43]

Algunos bajos "fretless" emplean marcadores como guías para facilitar la afinación; es frecuente el uso de cuerdas de nylon o planas ("flatwound") para no dañar el diapasón con el roce abrasivo continuo de las cuerdas. Algunos instrumentos fretless incorporan un barnizado con epoxy para incrementar la resistencia del acabado, realzar el "sustain" del instrumento y otorgarle un sonido más brillante. Aunque muchos bajos "fretless" disponen de cuatro cuerdas, podemos encontrar fácilmente bajos fretless de 5, 6 o incluso más cuerdas.[44]



Cuerdas, afinación y registro

Cuerdas, afinación y registro
Un bajo eléctrico estándar dispone de cuatro cuerdas afinadas mi, la, re, sol, esto es, en intervalos de cuarta ascendente. Esta afinación es equivalente a la del contrabajo, y corresponde asimismo a la afinación de las cuatro cuerdas más graves de la guitarra, sólo que una octava más grave en el caso del bajo eléctrico.[45] Un bajo de cuatro cuerdas y 21 trastes cuenta, por tanto, con un rango tonal que va desde Mi1 hasta Mi4, es decir, un registro de tres octavas.

Existen diversos tipos de cuerdas, fabricadas casi siempre de alguna aleación metálica: "Roundwound" (entorchado redondo, de sonido más brillante), "Flatwound" (entorchado liso, de sonido más apagado) o "Halfwound" (entorchado semiliso, a medio camino entre los dos anteriores);[46] existen igualmente cuerdas de metal recubiertas de algún material plástico, o incluso de nylon. Semejante variedad otorga a los bajistas una gran cantidad de opciones de sonido. Durante los años cincuenta, las cuerdas "flatwound", con su superficie suave y su sonido apagado y reminiscente del contrabajo eran estándar. Durante las dos décadas siguientes algunos bajistas adoptaron las cuerdas "roundwound", similares a las de la guitarra eléctrica y que ofrecían un sonido más brillante y definido.






Bajos de rango extendido
Artículo principal: Bajo de rango extendido
Para ampliar el rango estándar del instrumento de cuatro cuerdas, los constructores tienen tres opciones: Ampliar el número de trastes, utilizar afinaciones alternativas o añadir cuerdas extra:

Cuatro cuerdas con afinaciones alternativas para extender el rango del instrumento.[nota 9] Afinaciones en quinta (ej: do-sol-re-la) permiten un rango extendido tanto en graves como en agudos.
Cinco cuerdas normalmente afinadas si-mi-la-re-sol, proporcionan un rango extendido en graves. Los bajos de cinco cuerdas se emplean con asiduidad en la música rock o heavy metal, junto a guitarras de siete cuerdas (guitarras barítonas). Una afinación alternativa para los bajos de cinco cuerdas es mi-la-re-sol-do, conocida como "afinación tenor" y muy popular entre artistas de jazz y solistas. Otras afinaciones como do-mi-la-re-sol son empleadas ocasionalmente. La quinta cuerda proporciona una rango mayor respecto al bajo de cuatro cuerdas, y permite el acceso a un mayor número de notas en la misma posición, lo que redunda en una mayor versatilidad.



Seis cuerdas, normalmente afinadas si-mi-la-re-sol-do. El bajo de seis cuerdas no es más que un bajo de cuatro cuerdas con dos cuerdas extra añadidas, una más grave y una más aguda. Aunque mucho menos comunes que los bajos de 4 y 5 cuerdas, estos instrumentos son empleados en géneros como el latin o el jazz, o por músicos de estudio que necesitan un instrumento sumamente versátil. Existen afinaciones alternativas para este tipo de bajos, como puedan ser si-mi-la-re-sol-si (como las cinco cuerdas más graves de la guitarra o incluso mi-la-re-sol-si-mi (que duplica la afinación estándar de la guitarra, una octava más grave, permitiendo la ejecución de acordes completos de guitarra en el instrumento). Otras afinaciones, aun menos comunes son mi-la-re-sol-do-fa, que expande el rango superior del instrumento al tiempo que mantiene la relación interválica entre las cuerdas o, fa#-si-mi-la-re-sol, que hace lo propio expandiendo la tesitura grave del instrumento.




Detuners, esto es, dispositivos mecánicos como el "hipshot" que son activados por el músico y provocan la tensión o distensión de un o más cuerdas para lograr una afinación alternativa inmediata. [48] Estos dispositivos son normalmente usados para destensar la cuerda más grave de un bajo de cuatro cuerdas (re-la-re-sol). Análogamente es posible usar estos dispositivos en bajos de cinco o más cuerdas para tensar o destensar la cuerda más grave. Existen músicos, como Michael Manring que añaden "hipshots" a más de una cuerda, obteniendo así innumerables posibilidades de afinación (véase Zon)




Los bajos de rango extendido (ERB en inglés) son instrumentos de 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11 ó 12 cuerdas individuales. El primer bajo de 7 cuerdas fue construido por el luthier Michael Tobias en 1987para el bajista Garry Goodman, quien había desarrollado una técnica especial de mano derecha que requería el uso de siete o más cuerdas. [50] La firma Conklin se especializó desde un principio en la construcción de este tipo de bajos, y ofrece instrumentos de 8 y 9 cuerdas.[51] [nota 10] El "guitarbass" es un instrumento de 10 cuerdas, cuatro de bajo (con afinación estándar) y las seis restantes con afinación de guitarra (también estándar).[52] Este instrumento cuenta con un solo mástil y cuerpo, pero utiliza diferentes escalas, puentes, diapasones y pastillas para cada "región". Fue creado por John Woolley en el año 2005, basándose en un prototipo construido por David Minnieweather. El luthier Michael Adler construyó el primer bajo de 11 cuerdas de la historia en el año 2004, y realizó otro instrumento de doce cuerdas un año más tarde. [53] Los instrumentos de 11 y 12 cuerdas de Adler disponen de un rango comparable al del piano de cola, con 97 notas en el último caso. Algunos constructores han experimentado con la creación de "Subcontrabajos" afinados en do#-fa#-si-mi (el do# de la cuerda más grave a 17.32 Hz).[54] Entre los bajistas que usan este tipo de instrumentos podemos citar a Yves Carbonne, Jean Baudin, Bill Dickens, Phil Lesh o Al Caldwell. Ibanez lanzó su modelo SR7VIISC a principios del 2009; de escala corta (30 pulgadas) y afinación si-mi-la-re-sol-do-mi, la compañía lo describe como un cruce entre el bajo y la guitarra








Afinaciones alternativas e instrumentos de cuerdas dobles o triples
En ocasiones se emplean afinaciones alternativas con el objetivo de ampliar el rango efectivo del instrumento o de abarcar más notas con la misma posición de la mano izquierda. Entre los instrumentos diseñados para estos propósitos podemos destacar:

Bajos con menos de cuatro cuerdas, como los instrumentos del fabricante japonés Atlansia, de 1, 2 y 3 cuerdas. [56] El bajista de sesión Tony Levin encargó a la firma Music Man la construcción de una versión de tres cuerdas de su modelo "Stingray".[57]



Afinaciones alternativas:
Bajo tenor, con afinación la-re-sol-do, como las cuatro primeras cuerdas de un bajo de seis cuerdas, o, simplemente, un bajo estándar de cuatro cuerdas afinadas una cuarta más aguda de lo normal. El Bajo tenor es usado, entre otros, por Stanley Clarke, Victor Wooten, o Stu Hamm. [58]
Bajo piccolo, con afinación mi-la-re-sol, una octava más aguda que el bajo estándar, o lo que es lo mismo, como las cuatro primeras cuerdas de la guitarra. Usado por bajistas de jazz fusion como Stanley Clarke.[59]
Bajos de 8, 10, 12 ó 15 cuerdas, construidos según los mismos principios de la guitarra de 12 cuerdas, donde cada cuerda individual dispone de otra paralela afinada una octava más aguda para ofrecer un sonido más grueso. Por ejemplo, un bajo de 8 cuerdas podría usar una afinación mi-mi, la-la, re-re, sol-sol, con cuerdas dobles, mientras que uno de 12 cuerdas podría estar afinado mi-mi-mi, la-la-la, re-re-re, sol-sol-sol, con cuerdas triples. Un bajo de 10 cuerdas añadiría dos cuerdas en si al bajo de 8 cuerdas del primer ejemplo. El primer bajo 15 cuerdas (afinado mimimi-lalala-rerere-solsolsol-dododo) fue producido por Warrior Guitars en 1998.[60]




Pastillas (micrófonos) y amplificación
Pastillas magnéticas
La mayoría de los bajos eléctricos usan pastillas (también llamados micrófonos en gran parte de Sudamérica) magnéticas. [46] La vibración de las cuerdas de metal dentro del campo magnético generado por los imanes de las pastillas, es captado por éstos y produce pequeñas variaciones del flujo magnético en las bobinas de las pastillas, a las que los imanes van conectados. Estas variaciones magnéticas producen a su vez una pequeña carga eléctrica de bajo nivel en la bobina, que es amplificada posteriormente y que, a través del altavoz, produce el sonido final del instrumento. Con menos frecuencia se emplean asimismo pastillas no magnéticas, generalmente de tipo óptico.[53] Las pastillas piezoeléctricas, por ejemplo, captan la vibración mecánica de las cuerdas y transforman esta vibración mecánica en impulsos eléctricos. Desde mediados de los años setenta es posible adquirir instrumentos que disponen de electrónica activa, es decir, que cuentan con pequeños previos incorporados que permiten realzar la señal y ecualizar el sonido del bajo -realzando o recortando las distintas frecuencias- desde el propio instrumento (Véase: Alembic).



Pastillas "tipo Jazz" (J / Jazz Pickups en inglés): Este tipo de pastillas, cuyo nombre hace referencia al diseño original del Fender Jazz Bass presenta una configuración de dos pastillas (una situada cerca del puente y la otra situada entre el puente y la base del mástil), cada una de las cuales dispone dos polos magnéticos por cuerda.[61] [62] Normalmente este tipo de pastillas son de bobinado simple. Como ocurre con las pastillas tipo Precision, estas pastillas cuentan con un bobinado invertido y polaridad magnética inversa, y como resultado, producen una cancelación del ruido magnético cuando ambas se usan al mismo volumen. Este ruido magnético se presenta, sin embargo, cuando las pastillas presentan un volumen desigual y desaparece por completo cuando una de las pastillas queda muteada. Las pastillas tipo "Jazz" suelen presentar un volumen de salida inferior respecto a las pastillas tipo "Precision", y un sonido ligeramente más "dulce" y suave. Muchos bajistas suelen combinar una pastilla tipo "Precision" en el mástil con una tipo "Jazz" en el puente para tener acceso a ambas opciones.

Pastilla "tipo Precision dividida" (P/ Precision pickup en inglés): Este tipo de pastilla, diseñada originalmente para el Fender Precision en su versión de 1957, está formada en realidad por dos pastillas de bobinado simple que, situadas una junto a la otra, aparentan formar una sola unidad. [63] Cada pastilla se hace cargo de dos cuerdas y -como en el caso de las Jazz- cuentan con un bobinado inverso para la cancelación del ruido magnético. De este modo, en realidad, las pastillas "tipo P" se comportan a efectos funcionales como una "humbucker" sencilla. Menos común es la pastilla "Precision simple" usada en el modelo original, desde 1951 hasta 1957. Esta pastilla, también conocida como "Vintage Precision", se emplea hoy en algunas reediciones de modelos clásicos, como el "Precision Sting Signature" de Fender.



Pastillas "Humbucker", o de bobinado doble (DC o Dual Coil en inglés): Disponen de dos bobinas invertidas que presentan imanes con polaridad inversa (un principio similar a las pastillas "jazz"). [65] Esta disposición reduce considerablemente el nivel de interferencia y de ruido respecto a las pastillas de bobinado simple. Del mismo modo, las pastillas "humbucker" ofrecen generalmente un nivel de salida mayor que el producido por las pastillas de bobinado simple. Las pastillas de bobinado doble se presentan en dos variedades: cerámica o cerámica y acero. Las primeras producen un sonido ligeramente más áspero que las segundas y precisamente por ello, son a menudo más usadas por músicos de rock y estilos afines.
"Pastillas "Soapbar", así llamadas por su parecido a una pastilla de jabón (soapbar en inglés). Atribuidas generalmente a Gibson, que introdujo este tipo de pastillas en su guitarra P-90 en 1943, el término se usa también para hacer referencia a cualquier pastillas de forma rectangular que carezca de polos magnéticos visibles. [66] Empleadas normalmente en la construcción de bajos diseñados para rock o heavy metal, como los instrumentos de Gibson, ESP Guitars o Schechter, entre otros.
Existe una gran variedad en cuanto a la disposición de pastillas en la construcción de bajos eléctricos.[67] Numerosos modelos presentan una sola pastilla, generalmente de tipo P o "humbucker"; muy comunes son también los instrumentos que cuentan con dos pastillas tipo "Jazz" -como el propio Fender Jazz Bass- o aquellos que poseen una pastilla P en el mástil y otra J en el puente (ejs: Fender Precision Bass Special, Fender Precision Bass Plus).

La posición de las pastillas en el cuerpo instrumento está íntimamente relacionado con el sonido obtenido del mismo. Una pastilla situada cerca de la base del mástil produce un sonido grave y profundo, mientras que una pastilla situada cerca del puente, por su menor vibración, enfatiza los armónicos medios y agudos, y ofrece un sonido más brillante y definido. [68] Los bajos con más de una pastilla cuentan generalmente con controles que permiten mezclar las señales de éstas, lo que incrementa la versatilidad sonora del instrumento

Circuitos activos
Popularizados por Alembic a finales de los años 60, este tipo de circuitos necesita una fuente de alimentación (generalmente una pila o batería) para preamplificar la señal antes de enviarla al amplificador. [69] Las pastillas de electrónica activa son de baja impedancia (La impedancia eléctrica mide la oposición de un circuito o de un componente eléctrico al paso de una corriente eléctrica alterna sinusoidal) porque usan menos alambre alrededor de los imanes, para conseguir una respuesta de frecuencia más amplia.



La electrónica activa tiene muchas ventajas: no hay zumbidos, se gana en más bajos y agudos, se obtiene un mayor nivel de salida (necesario cuando el cable es muy largo) y se dispone de un sistema de ecualización incorporado para transformaciones adicionales de las propiedades del sonido. [70] Debido a su habilidad para cortar o potenciar la señal así como varias bandas de ecualización, este tipo de electrónica es muy versátil. Los modelos de preamplificador más usados funcionan con una batería de 9 voltios, aunque existen modelos más exigentes que requieren de 18 voltios (sistemas de doble batería).

[editar] Pastillas no magnéticas
El uso de pastillas no magnéticas permite el empleo de cuerdas no metálicas (de nylon, brass o incluso de silicona, como ocurre con el "Ashbory bass" de Guild, lo que da lugar a sonidos muy diversos.[71]

Las pastillas piezoeléctricas, diseñadas por Ovation para sus modelos de guitarras acústicas a finales de los años setenta son pastillas no magnéticas que usan un cristal transductor para convertir las vibraciones mecánicas de las cuerdas y de la tapa en señales eléctricas. Producen un sonido muy diferente al obtenido con las pastillas tradicionales, más cercano al del contrabajo acústico.[72]
Las pastillas ópticas usan LEDs infrarrojos para detectar visualmente el movimiento de las cuerdas, lo que permite la reproducción de las bajas frecuencias típicas del instrumento a alto volumen sin el característico ruido de masa y resonancia asociado a las pastillas convencionales. [73] Dado que las pastillas ópticas no recogen con facilidad altas frecuencias o sonidos percusivos, normalmente se complementan con pastillas piezoeléctricas. La compañía Lightwave construye instrumentos con pastillas ópticas.

Amplificación y efectos

Al igual que la guitarra eléctrica, el bajo eléctrico necesita ser conectado a un amplificador y a un altavoz para emitir sonido. Algunos bajistas usan un amplificador "combo", esto es, un aparato que combina amplificador y altavoz en una misma caja, mientras que otros prefieren usar unidades de amplificación y altavoces independientes. [75] Cuando el instrumento se conecta a un sistema de amplificación a gran escala (sistema PA), normalmente se enchufa a una "caja directa" o "caja de inyección" (DI o direct box en inglés) que envía la señal del instrumento directamente a la mesa de mezclas, y, desde allí al sistema de monitoraje interno y al amplificador (que el músico usa como monitor). Para las grabaciones se puede emplear un micrófono situado delante del amplificador, se puede grabar directamente a la mesa a través de una caja directa, o se puede optar por una solución mixta.



Existen numerosos dispositivos que permiten alterar el sonido natural del instrumento. Estos efectos (preamplificadores de señal, ecualizadores en rack o dispositivos "Stomp boxes" como compresores, limitadores, pedales de wah, distorsión, etc...) pueden ser usados para procesar el sonido antes o después del preamplificador. Son, desde hace unas décadas, muy populares entre músicos aficionados y profesionales y existe una gran gama de ellos en el mercado.[77] [78] . Algunos de los más comunes son los compresores, los pedales de overdrive o distorsión, los efectos de delay (chorus, flanger, Phaser, Reverb, Echo), los envelope filters o pedales wahwah o los efectos de sintetizador u octavadores.[79] Todos estos efectos pueden ser adquiridos individualmente (pedales de efecto) o en formato rack (pedalera).

Instrumentos emparentados
Además del contrabajo acústico, instrumento del que el bajo eléctrico es descendiente directo, existe toda una serie de instrumentos híbridos que cumplen en el contexto de la banda las mismas funciones armónicas y rítmicas que el bajo eléctrico:

El contrabajo eléctrico, un contrabajo de cuerpo reducido o inexistente al que se le añaden pastillas magnéticas o piezoeléctricas, o bien una combinación de ambas.
El bajo acústico, un híbrido entre la guitarra acústica y el bajo eléctrico que, como sucede con aquellas, puede o no disponer de un sistema de integrado.
El Chapman Stick, un híbrido entre la guitarra y el bajo que se ejecuta a dos manos.
El bajo sexto mexicano de doce cuerdas.
El guitarrón mexicano, del que existen otras variedades, como el Guitarrón chileno o el argentino.
El Fender Bass VI u otros instrumentos híbridos entre la guitarra y el bajo, como el Danelectro 6 String Bass.[81] [82]
Por otra parte la ejecución de línea de bajo no es responsabilidad exclusiva de los instrumentos de esta familia. Diversos instrumentos, como la tuba, el trombón o el órgano entre otros, pueden cumplir la misma función en sustitución del bajo eléctrico o el contrabajo.



Técnicas
[editar] Tocar sentado o tocar de pie
No existe una regla general acerca de esta cuestión: si bien la mayoría de los bajistas tocan su instrumento de pie, bajo determinadas circunstancias (en actuaciones con big bands o en géneros acústicos como el folk music, por ejemplo) puede esperarse del músico (o incluso serle exigido) que toque sentado. Más allá de estas circunstancias especiales, el hecho de tocar de una u otra forma es una cuestión de preferencias personales.



Técnicas de ejecución
[editar] Pulsación
A diferencia del contrabajo, el bajo eléctrico se posiciona horizontalmente respecto al cuerpo del músico, como una guitarra eléctrica. La técnica más difundida consiste en pulsar las cuerdas con los dedos índice y corazón de la mano derecha (pizzicato, o en ingles fingerpicking, aunque en ocasiones se usan también los dedos pulgar, anular o meñique. [84]

Leo Fender había diseñado su Precision Bass original dando por sentado que los músicos utilizarían el dedo pulgar de la mano derecha para pulsar las cuerdas, como, de hecho hacían los primeros bajistas en adoptar el nuevo instrumento. De ahí la localización del apoyapulgar en la parte inferior del cuerpo de las primeras versiones del instrumento. [85] James Jamerson, un influyente bajista de la Motown usaba únicamente el dedo índice (que el llamaba The hook, El garfio) para ejecutar complicadas líneas de bajo.[86] Igualmente, existen numerosas diferencias en cuanto a la posición de reposo del pulgar de la mano derecha: algunos bajistas usan el apoyapulgar que Fender había diseñado originalmente; otros lo apoyan sobre la pastilla o sobre el lateral del cuerpo; y otros, por último lo apoyan sobre la cuerda más grave o sobre aquella que desean mutear. La cuerda puede ser pulsada en cualquier punto entre la base del mástil y el puente, pero en función de ello varía notablemente el timbre del instrumento: algunos bajistas, como el virtuoso Jaco Pastorius, son conocidos por usar preferentemente el área más cercana al puente del instrumento, donde la cuerda es más tensa y produce un sonido más seco, compacto y definido, mientras otros prefieren utilizar la parte media o más cercana a la base del mástil para obtener un sonido más grave y redondo.[87]

Es posible emular el sonido tradicional del contrabajo pulsando las cuerdas con el dedo pulgar de la mano derecha mientras se mutean ligeramente con la palma de la mano para obtener un sonido corto y sordo, muy similar al del hermano acústico del bajo eléctrico. Esta técnica, de hecho, era favorecida en los primeros modelos Precision por la localización del "apoyapulgar" bajo las cuerdas, pero este apoyapulgar fue progresivamente eliminado en los modelos de los años setenta para desaparecer por completo en los años ochenta.

"Slap y pop"

Mediante la técnica de slapping, muy frecuente entre los bajistas de funk, se logra un sonido percusivo muy característico que se consigue al golpear con el pulgar ("slapping" en inglés) las cuerdas graves y pellizcar con los dedos índice y medio ("popping" en inglés) las cuerdas más agudas. Los ejecutantes de esta técnica intercalan a menudo notas fantasma y notas muertas entre las notas "pop" y "slap" para conseguir el efecto percusivo característico del slapping. Tras la ejecución de una nota slapeada, la mano izquierda puede provocar otras notas mediante el empleo de diversas técnicas como el hammer-on, pull-off' o glissando. Se atribuye generalmente a Larry Graham, bajista original de Sly and the Family Stone, la invención de este técnica, pero el bajista de sesión Louis Johnson ha afirmado que desarrolló la técnica de forma paralela e independiente, y hoy se considera a ambos como los padres del slap.[85] [88]

La técnica es usada asimismo por muchos intérpretes más allá de las fronteras del funk, como el rock (Les Claypool) (Flea), el heavy metal, la fusion (Marcus Miller, Victor Wooten o Alain Caron) o el pop (Mark King de Level 42). En los últimos años Victor Wooten ha popularizado la técnica del "double thump", que consiste en golpear dos veces (una con la yema, la otra con la uña) cada cuerda. [89] Tony Levin ha experimentado con una técnica derivada del slapping que denominaba "funk fingers", y que consistía en el uso de unos palillos de madera para golpear las cuerdas.[90]



Uso de la púa
La púa es usada por algunos bajistas que buscan un ataque más articulado, mayor velocidad, o que, simplemente, prefieren su uso en lugar de los dedos. [91] Aunque generalmente se asocia el uso de la púa a géneros como el rock, existen músicos en otros estilos que usan preferentemente la técnica, como el bajista y compositor de jazz Steve Swallow o el bajista de flamenco Carles Benavent. [92] [93] Normalmente la púa se sostiene con los dedos índice y pulgar, y es la muñeca la encargada de proporcionar el movimiento alternativo arriba-abajo.



Existen diversas variedades de púas disponibles, pero, dado el mayor grosor de las cuerdas del bajo respecto a las de la guitarra, la mayoría de los bajistas prefieren púas más gruesas y más duras que las usadas por los guitarristas. El empleo de distintos materiales (plástico, nylon o fieltro) proporciona diferentes sonoridades.

[editar] Técnicas de mano izquierda
La mano izquierda del bajista (la derecha para los músicos zurdos) se usa para presionar las cuerdas sobre los trastes del diapasón con el propósito de obtener así las diferentes notas. La mano izquierda puede asimismo provocar cambios en una nota en ejecución, muteándola justo después de que la cuerda ha sido pulsada para apagar la nota eliminando la vibración de la cuerda, ya sea bruscamente o progresivamente. La mano izquierda cumple una tercera función, mutear las cuerdas que no están siendo pulsadas por el músico para eliminar las vibraciones no deseadas y la resonancia por simpatía, lo que resulta de vital importancia para obtener un sonido limpio y definido. [94] En algunos casos, sin embargo, esta propiedad de "vibración por simpatía" de las cuerdas puede ser aprovechada por el músico con resultados musicales, haciendo sonar otras notas que componen el acorde que está sonando en ese momento, lo que es muy común en la ejecución de baladas, por ejemplo.

La mano izquierda es también responsable de aplicar vibrato a la nota que está sonando en ese momento, ya sea de un modo sutil o más exagerado. En los bajos sin trastes el vibrato se aplica en la mayoría de los casos alternando rápidamente la nota con una nota inmediatamente superior. En los bajos fretless el ejecutante puede usar este tipo de vibrato, pero generalmente se hace uso de la capacidad del instrumento para ejecutar microtonos. En cualquiera de los casos el vibrato se aplica casi siempre sobre notas obtenidas pulsando las cuerdas en algún punto del diapasón, pero cuando se trata de posiciones abiertas (notas EADG en el "traste 0"), es posible también obtener vibrato mediante la aplicación de una ligera presión a la parte de la cuerda que queda más allá de la nuez del instrumento. En algunas -raras- ocasiones el bajista puede ayudarse de palancas de trémolo como las usadas por los guitarristas para obtener el mismo efecto.[95]

El efecto contrario, llamado bending se obtiene pulsando la cuerda varios semitonos más agudo de nuestra nota objetivo, para pasar a pulsarla y desplazar la mano izquierda rápidamente hasta la nota que deseamos ejecutar. Los bajistas pueden asimismo pulsar varias notas contemporáneamente para ejecutar acordes. Por la naturaleza tímbrica y funcional del instrumento, los acordes son ejecutados con mucha menor frecuencia por bajistas que por guitarristas, pero aun así, es posible ejecutar una gran variedad de ellos, especialmente con bajos de seis o más cuerdas.[

Otra técnica a disposición de los bajistas son los armónicos, que se consiguen aplicando una ligera presión sobre el traste con la mano izquierda, evitando que la cuerda llegue a hacer contacto con el traste, para posteriormente pulsar la cuerda con la mano derecha. [97] Esta técnica (popularizada sobre todo por Jaco Pastorius) posibilita la obtención de sonidos mucho más allá de las posibilidades tímbricas naturales del instrumento, y ha sido a veces usada en para la composición de piezas cuya riqueza armónica quedaba fuera de las posibilidades de la técnica estándar.

El efecto de glissando consiste en un deslizamiento de la mano izquierda sobre el diapasón, en ambas direcciones. Para un efecto sutil, puede ser apllicado sin tan siquiera pulsar la cuerda con la mano derecha; para un efecto más pronunciado se puede pulsar la cuerda antes de ejecutar el glissando; y para un efecto extremo -generalmente en contextos punk o heavy metal- puede incluso usarse una púa para rasgar la cuerda longitudinalmente.

La mano izquierda puede asimismo ejecutar notas sin laintervención de la mano derecha, ya sea mediante la técnica de pizzicato de mano izquierda, ya sea mediante la aplicación de las técnicas de hammer on o pull off.[nota 12] Los bajistas de jazz usan a menudo grace notes, adornos rítmicos con forma de notas en posiciones abiertas con la mano izquierda, ejecutadas justo antes de pulsar la cuerda con la mano derecha.



Tapping a dos manos




Mediante esta técnica, cuyo origen encontramos en la guitarra eléctrica, el músico emplea ambas manos para ejecutar veloces pasajes presionando las cuerdas contra los trastes del diapasón. [99] En lugar de pulsar la cuerda con la mano derecha, el sonido es provocado por la vibración de la cuerda al ser presionada contra los trastes. Dado que son empleadas las dos manos, es posible ejecutar líneas de contrapunto, delineando la línea de bajo y la armonía simultáneamente. Algunos bajistas que han obtenido notoriedad con esta técnica son Billy Sheehan, Stuart Hamm, John Myung, o Les Claypool. Sin embargo la técnica no está reservada en exclusiva a músicos de heavy metal, siendo usada con frecuencia por virtuosos como Michael Manring, Jeff Berlin o Victor Wooten. Existen incluso instrumentos diseñados para ser ejecutados exclusivamente mediante esta técnica, de los que el Chapman Stick o los instrumentos de Warr Guitars

Usos y estilos
Música popular
En la música moderna el bajo eléctrico es el instrumento de la sección rítmica que se hace cargo de la línea de bajos, delineando así la guía armónica básica del tema. Rítmicamente el bajo construye con la batería el pulso rítmico del tema sobre el que se sostienen el resto de los instrumentos. Otros elementos de la sección rítmica base son la guitarra o el piano, que se encargan generalmente del desarrollo de la base armónica proporcionada por el bajo y contribuyen a fijar rítmicamente el tema.

Los tipos de líneas de bajo ejecutados por los bajistas difieren notablemente en función del estilo de que se trate, pero sobre estas diferencias de estilo subyacen varios roles comunes: el trabajo del bajista consiste en establecer el marco armónico (lo que frecuentemente significa enfatizar la nota raíz de los acordes y -en menor medida- los intervalos de quinta, tercera o séptima) y determinar el pulso rítmico.



La importancia del rol del bajista varía asimismo según el estilo de música que se esté ejecutando: En algunos estilos pop, el bajo cumple una función relativamente simple, y la música se focaliza más sobre los instrumentos melódicos y sobre la línea vocal. En el reggae o el funk existen numerosos temas que giran alrededor de una línea de bajo, que, además, suele estar muy presente en la mezcla. En la música country, folk, o estilos similares, el bajo ejecuta normalmente patrones simples de tónica-quinta sobre cada acorde de la progresión. En el blues o el jazz, el bajista ejecuta frecuentemente líneas walking derivadas de las escalas y los arpegios correspondientes a la progresión, y también hace un uso frecuente de riffs basados en la escala de blues, especialmente -como resulta obvio- en aquellos temas que emplean una progresión armónica basada en el blues.[102] En el heavy metal y sus derivados, el bajista dobla generalmente las líneas ejecutadas por los guitarristas, para aportar profundidad al sonido de la banda.

En ocasiones el bajista interrumpe su función básica en la sección rítmica para pasar a ejecutar breaks o solos. El tipo de breaks y solos varían nuevamente en función del estilo que estemos tratando, y así, por ejemplo, en una banda de rock, un break del bajista puede consistir en un sencillo riff o lick que aprovecha una pequeña pausa en el tema; en una banda de heavy metal, el bajista puede ejecutar un solo de tapping, mientras que en una banda funk el bajista podría exhibir sus habilidades de slapping


Jazz y jazz fusion
El bajo eléctrico es un instrumento relativamente reciente en el mundo del jazz. Tanto las big bands de los años treinta y cuarenta (la era de swing), como los combos bebop y hardbop de los cincuenta y sesenta usaban el contrabajo. [103] El bajo eléctrico fue introducido en el jazz desde finales de los sesenta hasta principios de los setenta, cuando, bajo la influencia del rock, algunos líderes de la vanguardia del jazz como Miles Davis estaban experimentando con la fusión de ambos estilos en lo que vendría a llamarse fusión o jazz fusion.[

El bajo eléctrico en el jazz cumple las mismas funciones del contrabajo, esto es, es un instrumento de acompañamiento fundamentalmente, pero también puede ser requerido como solista. Cuando acompaña, el bajista ejecuta normalmente líneas de walking bass sobre estándars de jazz. En temas latin o fusión el bajista puede ejecutar figuras sincopadas en combinación con el baterista, o puede también proveer un fundamento rítmico simple y sólido.

El rol como solista del bajo eléctrico es más acentuado en el jazz que en los demás estilos, dada su naturaleza improvisada y la abundancia de solos en este tipo de música. Mientras que en la mayoría de las bandas de rock no suele se normal que el bajista ejecute un solo, durante una representación de jazz es de esperar que el bajista, como el resto de los músicos, se encarge de una o más improvisaciones de longitud variable. Tanto si el bajista está acompañando como si se está haciendo cargo de un solo, es muy importante en este contexto que lo haga con un fuerte sentido del swing y un sólido groove.





Música clásica contemporánea
La música clásica contemporánea emplea tanto instrumentos clásicos de la música occidental (piano, violín, contrabajo, etc.) como instrumentos y dispositivos de sonidos de creación más reciente (instrumentos eléctricos, reproductores de cassette o radios). El bajo eléctrico se ha utilizado ocasionalmente en este contexto desde los años sesenta.

Los compositores contemporáneos obtienen frecuentemente sonidos o timbres inusuales a través del uso de instrumentos o técnicas de ejecución no convencionales, de modo que el bajista que desarrolla su actividad en este campo debe estar preparado para este tipo de requerimientos.




Entre los compositores modernos que han usado el bajo eléctrico desde los años sesenta encontramos a Christian Wolff (nacido en 1934) (Electric Spring 1, 1967; Electric Spring 2, 1966/70; Electric Spring 3, 1967; yUntitled, 1996);[106] Francis Thorne, un estudiante de Paul Hindemith, de la Universidad de Yale nacido en 1922, quien escribió (Liebesrock 1968–69); [107] y Krzysztof Penderecki (Cello Concerto n.º 1, 1966/67, rev. 1971/72), [108] The Devils of Loudun], 1969; Kosmogonia, 1970; y Partita, 1971); Louis Andriessen (Spektakel, 1970; [109] De Staat, 1972-76; Hoketus, 1976; De Tijd, 1980-81 y De Materie, 1984–1988); el compositor danés Pelle Gudmundsen-Holmgreen (1932) (Symfoni på Rygmarven, 1966; Rerepriser, 1967; y Piece by Piece, 1968);[110] Irwin Bazelon (Churchill Downs, 1970).

El compositor y director de orquesta Leonard Bernstein (1918 – 1990) usó el bajo eléctrico para su Mass, 1971). [111] El compositor soviético Alfred Schnittke usó el instrumento para su Symphony n.º 4, de 1972. [112] En 1977, David Amram (1930) escribió En memoria de Chano Pozo para bajo eléctrico.[113]

Durante los años ochenta y noventa, el bajo eléctrico fue empleado en los trabajos de Hans Werner Henze (El Rey de Harlem, 1980; e Il ritorno d’Ulisse in patria, 1981), [114] Electric Counterpoint, de Steve Reich (1987), [115] Wolfgang Rihm (Die Eroberung von Mexico, 1987-91), [116] Arvo Pärt (Miserere, 1989/92), [117] Sofia Gubaidulina (Aus dem Stundenbuch, 1991), Giya Kancheli (Wingless, 1993), [118] John Adams (I Was Looking at the Ceiling and Then I Saw the Sky, 1995; y Scratchband, 1996/97), o Michael Nyman.[119]

Bajistas destacados

Entre los bajistas que, por diversos motivos, ocupan un lugar destacado en su estilo y son ampliamente citados en la literatura especializada de referencia, podemos citar a:
Jazz Fusion




Alain Caron.[120]
Alphonso Johnson.[121]
Anthony Jackson.[122]
Brian Bromberg.[123]
Gary Willis.[124]
Jaco Pastorius.[125]
Jeff Berlin.[126]
Jimmy Haslip.[127]
John Patitucci.[128]
Kai Eckhardt.[129]
Mark Egan.[130]
Matthew Garrison.[131]
Marcus Miller.[132]
Michael Manring.[133]
Richard Bona.[134]
Stanley Clarke.[135]
Steve Swallow.[136]
Tal Wilkenfeld.[137]

Funk y soul





Bernard Edwards.[138]
Bootsy Collins.[139]
Chuck Rainey.[140]
Donald "Duck" Dunn.[141]
Francis "Rocco" Prestia.[142]
James Jamerson.[143]
Jerry Jemmott.[144]
Larry Graham.[145]
Verdine White.[146]
Victor Wooten.[147]
Will Lee

Pop




Carol Kaye.[149]
Mark King.[150]
Paul McCartney.[151]
Pino Palladino.[152]
Sting.[153]

Rock y heavy metal





Billy Sheehan.[154]
Chris Squire.[155]
Cliff Burton.[156]
Flea.[157]
Geddy Lee.[158]
Jack Bruce.[159]
Jason Newsted.[160]
John Entwistle.[161]
John Paul Jones.[162]
Les Claypool.[163]
Stu Hamm.[164]
Steve Harris.[165]
Tony Levin

Otros estilos

Aston "Family Man" Barrett (reggae).[167]
Carles Benavent (flamenco).[168]
Pedro Aznar


Unpoco de material para que perfeciones tu tecnica.

Cuatro Cuerdas - Gustavo Gregorio

http://rapidshare.com/files/133433438/Cuatro_Cuerdas_-metodo_de_bajo.rar

Danny Growl - Lecciones de Bajo (video)


http://rapidshare.com/files/139936255/Lecciones.wmv



COMO CALIBRAR UN BAJO [Pdf]



http://www.megaupload.com/?d=KSKH1Y70

Aqui mas linck , puro matrial de bass.

http://rapidshare.com/files/9844926/77_Baroque_Bass_Lines__L.Drew_.pdf
http://rapidshare.com/files/9941573/Afro_Cuban_Bass_grooves__mp3_pdf.rar
http://rapidshare.com/files/9882471/AFRO_CUBAN_GROOVES_FOR_BASS_AND_DRUMS.pdf
http://rapidshare.com/files/10028425/A_Comprehensive_Chord_Tone_System_For_Mastering_The_Bass_-_Jeff_Berlin.pdf
http://rapidshare.com/files/9845395/Bach_for_Bass.pdf
http://rapidshare.com/files/9852266/Bass_Harmonics.pdf
http://rapidshare.com/files/10028947/Bob_Cranshaw_Bass_Lines.pdf
http://rapidshare.com/files/9852821/Bob_Magnusson_-_The_art_of_walking_bass.pdf
http://rapidshare.com/files/9949495/Brazilian_drums_and_bass.rar
http://rapidshare.com/files/9853112/Building_walking_basslines__Ed_Friedland_.pdf
http://rapidshare.com/files/10004912/Christof_Stowasser_-_Masters_Of_Bass_Guitar.pdf
http://rapidshare.com/files/9801607/Chuck_Sher___Marc_Johnson_-_Concepts_for_Bass_Soloing.part1.rar
http://rapidshare.com/files/9808893/Chuck_Sher___Marc_Johnson_-_Concepts_for_Bass_Soloing.part2.rar
http://rapidshare.com/files/9815742/Chuck_Sher___Marc_Johnson_-_Concepts_for_Bass_Soloing.part3.rar
http://rapidshare.com/files/9820594/Chuck_Sher___Marc_Johnson_-_Concepts_for_Bass_Soloing.part4.rar
http://rapidshare.com/files/9845477/Classical_Masterpieces_for_Bass.pdf
http://rapidshare.com/files/9987024/Classic_Funk___R_B_Grooves_for_Bass_mp3.pdf
http://rapidshare.com/files/10007759/double-bass-exercises-positions.pdf
http://rapidshare.com/files/9852465/Exercises_For_The_Jazz_Musician.pdf
http://rapidshare.com/files/9885299/Famous_Blues_Bass_Lines.pdf
http://rapidshare.com/files/10007912/Fingerstyle_Funk_-_Francis_Rocco_Prestia__Videobooklet_.pdf
http://rapidshare.com/files/9993977/Funky_Fingers_-_Robert_Lindmaier.pdf
http://rapidshare.com/files/9993417/Funk_Fusion_Bass__Hal_Leonard_-_Bass_Builders___Book_CD_.rar
http://rapidshare.com/files/10008239/Gary_Willis_-_Progressive_Bassics.pdf
http://rapidshare.com/files/10014151/Gary_Willis_-_Ultimate_Ear_Training_for_Guitar___Bass.part1.rar
http://rapidshare.com/files/10020854/Gary_Willis_-_Ultimate_Ear_Training_for_Guitar___Bass.part2.rar
http://rapidshare.com/files/10026593/Gary_Willis_-_Ultimate_Ear_Training_for_Guitar___Bass.part3.rar
http://rapidshare.com/files/9885467/grooves_for_electric_bass.pdf
http://rapidshare.com/files/9854034/I_M_Walking_-_Jazz_Bass_-_Jacki_Reznicek_-.pdf
http://rapidshare.com/files/9884466/Jazz_Basse_Et_Contrebasse_-_Lessentiel_En_10_Pages_.pdf
http://rapidshare.com/files/9868300/jazz_studio_-_improvisation_for_bass.pdf
http://rapidshare.com/files/9877198/Jim_Stinnett_-_Creating_Jazz_Bass_Lines.pdf
http://rapidshare.com/files/10027653/John_Patitucci_-_Electric_Bass.pdf
http://rapidshare.com/files/10026960/John_Patitucci_-_Electric_Bass_2.pdf
http://rapidshare.com/files/9887137/Jon_Liebman_-_Funk_bass.pdf
http://rapidshare.com/files/9956719/Latin_Bass_Book_pdf_mp3_.part1.rar
http://rapidshare.com/files/9964182/Latin_Bass_Book_pdf_mp3_.part2.rar
http://rapidshare.com/files/9969791/Latin_Bass_Book_pdf_mp3_.part3.rar
http://rapidshare.com/files/9974121/Latin_Bass_Book_pdf_mp3_.part4.rar
http://rapidshare.com/files/9978798/Latin_Bass_Book_pdf_mp3_.part5.rar
http://rapidshare.com/files/9982958/Latin_Bass_Book_pdf_mp3_.part6.rar
http://rapidshare.com/files/9984051/Latin_Bass_Book_pdf_mp3_.part7.rar

1 comentario:

doan astrian dijo...

thx for the review....
:D